domingo, 30 de diciembre de 2012

LA MAGIA DEL PRIMER BESO

El primer beso de amor... aquel que siempre soñamos y que cuando al fin llega el momento nos hace sentir mariposas en el estómago, acelerar el corazón, poner los ojos de borrego degollado, inflarnos el pecho con tremendo suspiro, ver estrellitas de colores en el ambiente y elevarnos mentalmente como si voláramos sobre las nubes. En el caso de las adolescentes, al menos en mis tiempos, se anhelaba que el primero beso sea con el dueño de tus sueños, con el príncipe encantado de los cuentos de hadas y llegue en su caballo blanco para rescatarte... no sé de qué, ni de quién... pero que venga a rescatarte para poder llevarte a su castillo y darte el primer beso de amor.

Pero ¿Quién no recuerda su primer beso de amor?. Yo si lo recuerdo y recibí mi primer beso de amor un 16 de diciembre, el día de mi fiesta de promoción, hace exactamente 34 años atrás... eso suena a mucho tiempo no?, indicio de que soy una mujer madura que ha vivido plenamente cada etapa de su vida, sin más ni menos, sino en la justa medida, y quizá por ser una mujer muy sentimental, romántica y apasionada aún recuerde aquel mágico momento como si retrocediera el tiempo en una película. 

Desde mis 13 años siempre soñé que mi primer beso me lo daría el dueño de mis sueños, aquel príncipe en caballo blanco que cada vez que veía pasar me ponía nerviosa y aceleraba mi corazón a mil. Pero los años pasaron y a mis 16 años aquel sueño se hizo realidad cuando llegué a mi fiesta de promoción del brazo de aquel príncipe. Por supuesto que no llegamos a la fiesta en caballo blanco sino en su auto, lo único blanco fue mi vestido largo. Bailamos toda la noche, sonreíamos divertidos y al mismo estilo de la Cenicienta ya debía regresar a casa a la media noche. Fue en ese momento en que recibiría mi primer beso de amor... pero con testigo incluido o polizonte a bordo!!!

Salimos de la residencia dónde fue mi fiesta de promoción, asegurándome de que en la huida no perdiera en alguna grada uno de mis zapatos!!! y subimos a su auto, fue en ese mágico momento en que se cruzaron nuestras miradas, acarició mi rostro y tomó mi mano mientras me dijo: "Qué hermosa luces esta noche", se acercó muy despacio y... no sé qué más pasó porque cerré los ojos!!!... ja, ja, ja,  Sentí la tibies de sus labios en los míos, las toneladas de mariposas revoloteando en mi estómago, miles de hormiguitas correteando por mi piel, mi corazón acelerado como una locomotora, mi cuerpo que se elevaba como si fuera una pluma y el beso más tierno y mágico de como lo había soñado... el beso se hacía eterno hasta que escuchamos un ruido que nos dejó inmóviles a ambos!!!

Por la emoción del mágico momento no nos percatamos de que en el asiento posterior del auto estaba su mamá y yo casi muero del susto!!!... sí, aunque no lo crean ella estaba allí y no precisamente de violinista, sino descansando. Mi príncipe encantado era el hermano de mi mejor amiga de colegio y ella llegó a la fiesta con su mamá y al sentirse agotada decidió ir al auto de su hijo para descansar. Su mamá estaba profundamente dormida, o al menos eso nos hizo pensar. El quiso llevarme a pasear pero ya era tarde y cuando mi mamuska me daba permiso hasta determinada hora... había que cumplirlo!!!

Al llegar a casa nos despedimos con muchos besos más... pero ninguno comparado con aquel mi primer beso. Cuando entré todo lo veía de otro color, mi alma de niña aún se sentía ruborizada, subía las escaleras como si flotara en el aire, estaba soñando despierta y viviendo intensamente cada segundo. Al entrar a mi habitación me dejé caer sobre la cama y con mi cara de carnero degollado no dejaba de suspirar y es evidente que no pude dormir esa noche, era un acontecimiento transcendental en mi vida, mi primer beso, un beso bonito, puro e inocente, no fue un beso por curiosidad o por casualidad, fue un beso con amor.

No sé si para otras personas el primer beso de amor haya sido tan mágico y especial como el mío, no sé si aún lo recuerden tan claro y preciso como lo recuerdo yo. Hoy en día los jóvenes viven muy aceleradamente y se pierden del encanto y la magia de cada etapa de sus vidas. En mis tiempos los niños pequeños no se besaban en los labios como lo hacen ahora, a pesar de en algún momento de nuestra chiquititud hayamos visto alguna escena de beso de las típicas telelloronas mexicanas que nuestras mamás solían ver en la televisión. 

Y tu ¿recuerdas tu primer beso de amor?. Yo actualmente llevo casada 24 años con mi esposo y tengo dos hermosos hijos, pero el mágico momento de mi primer beso de amor quedó grabado para toda la vida en un lugar muy especial de mi corazón; ahora es un recuerdo bonito, puro e inocente que llega de visita a mi vida cada 16 de diciembre... y despertó a la mujer romántica que habita en mi..... :D

miércoles, 19 de diciembre de 2012

PERRO QUE LADRA... SI MUERDE!!!

Desde pequeña recuerdo que en casa siempre tuve gatos como mascotas, por lo que no me atraía la idea de tener un perro en algún momento de mi vida. Nunca me gustaron los perros, a pesar de que amo a los animales; recuerdo que mi mejor amiga de colegio tenía tres perros y cada vez que iba a su casa de visita yo los veía de lejitos. Los gatos no tienen olor fuerte, al menos los míos siempre andaban perfumados!!!, pero en el caso de los perros, lamentablemente tienen un olor fuerte... y huelen a perro!!!!.

Pero por cosas del destino, en uno de mis tantos laburos me tocó apoyar a mi entonces jefe en el estudio que tenía en su casa, por lo tanto el laburo vino con mascota incluida y no figuraba en ninguna cláusula de mi contrato. Debo confesar que no me gustaba para nada la idea de compartir mi zona de laburo con un schnauzer grande color negro, mucho menos cuando éste hacía sus incursiones a la oficina, yo hacía de todo con tal de que al animalito se le quitara la costumbre de venir a saludar o a treparse en el sofá de lectura del jefe ya que luego todo olía a perro!!!.

Pero al pasar del tiempo poco a poco esa mascota se empezó a ganar mi corazón, todos los días me esperaba a la misma hora y bastaba verme llegar para desarmarse en piruetas, mover la cola tal cual hélice de avión y ponerse insoportable con el derroche de gestos de alegría, pero esa es toda una historia que en otro momento compartiré. Fue entonces en que hice las pases con las mascotas perrunas y aprendí a quererlos, lo cual no significaba que yo quisiera tener un perro en casa, pero con dos hijos pequeños elaborando las más grandes estrategias para convencerme de tener un perro, la lucha estaba perdida y uno termina cediendo....

Así fue como llegó a nuestras vidas Noggy, nuestro hermoso siberiano manto negro que en la actualidad tiene 9 años. Desde bebé siempre tuvo carácter fuerte, quizá por su dualidad de signo ya que es "geminiano", o quizá porque nos tocó un perruno bipolar?, la verdad no lo sé, pero siempre ha sido muy desconfiado, muy engreído, muy renegón y demasiado juguetón. Por su instinto y descendencia lobezno, tiene unos enormes colmillos y su gruñido inspira respeto y es señal de precaución.

Cuando era niña relacionaba una mordida de mascota, en este caso de perro, con el clásico sonido de "crunch" de los comics de aquella época... algo así como el típico ruido que le ponían a las mordidas del Dinoperro de los Picapiedras, eso es con los perrunos en ficción pero en carne y hueso, la realidad es otra. Cuando las mascotas son bebés sus colmillos son pequeñitos pero filudos y con su más mínima mordida nos dejan sus marquitas en la piel. Ya más grandes pueden dejar no marquitas sino orificios que hasta pueden requerir un par de puntos para cerrar.

Hace unos días, mi hijo mayor se acercó a curar a Noggy, quien a sus 9 años ya sufre de displasia de cadera. Como para terminar de decorar el pastel de sus males y achaques, Noggy atravesaba también un cuadro de conjuntivitis en el ojo izquierdo que lo ponía de mal humor cada vez que había que curarlo. Fue en ese momento en que escuché gritar a mi hijo y luego a mi perro, Noggy lo había mordido profundamente en la mano izquierda con sus filudos colmillos 

Fue un momento bastante confuso ya que mientras mi hijo gritaba de dolor, mi perro ladraba alterado y se desesperaba de ver gritar a mi hijo. Con la mano sangrando lo llevé de urgencia a la clínica luego de haber limpiado la herida en casa. Llegamos a "Emergencia" y cuando entró el médico cirujano de guardia dijo: "Quién mordió a quién", y yo casi lo muerdo a él!!!!... su broma me pareció tan absurda y ofensiva en ese momento, pero como médico él tenía el bisturí por el mango y no quedo de otra que escuchar sus desatinadas mientras limpiaba la herida de la mano de mi hijo para luego ponerle unos puntitos. La herida era bastante profunda. 

Luego del susto y ajetreo regresamos a casa y Noggy estaba muy deprimido y asustado, mi hijo se acercó para tranquilizarlo mientras le hablaba, lamentablemente no era la primera vez que lo mordía... justo a él. Cuando mi hijo mayor era pequeño, uno de esos días en que comía un sandwich mientras veía una película en su habitación, se le cayó un pedazo al piso e inocentemente bajó la mano para recogerlo sin presagiar que Noggy había llegado antes... y entonces la mordida fue inminente. Felizmente que al ser cachorro la herida no fue tan grave y mucho menos tan profunda, pero fue una mordida.

Noggy es la primera mascota perruna de mis hijos y no imaginan su vida sin él. Lo aman demasiado y se ha convertido en un miembro más de mi Tribu, con beneficios y derechos como todos nosotros. Con el incidente de la mordida no faltó el comentario de alguna persona diciendo "tienen que sacrificar a ese perro", pero no se trata de cualquier perro, en edad humana Noggyto tiene 63 años y no creo que porque una persona de 63 reaccione agresivo al sentir dolor haya que sacrificarla. Las mascotas sienten, piensan y reaccionan, quizás no razonan como los humanos, pero les puedo asegurar que son más leales y solidarios que muchos de los que andan en dos pies. Tengamos precaución con nuestras mascotas si padecen alguna enfermedad, son animalitos y no razonan, pensemos nosotros en lugar de ellos y armonicemos nuestra convivencia para que todo siempre tenga un final feliz.... Te amo mi Noggyto bello!!! :D

domingo, 25 de noviembre de 2012

EL POSTRE QUE NUNCA LLEGO

No existe almuerzo, cena o comida que no termine con un postre como broche de oro, aquel que luego de devorarlo nos deja una sensación de satisfacción y alegría que nada ni nadie nos puede quitar.  Desde el más simple hasta el más elaborado, sea frío o caliente, de cualquier forma, consistencia, aroma, sabor y color, es una delicia de exquisita dulzura infinita que supera toda expectativa culinaria de arte e imaginación en la repostería.

Definitivamente para los postres jamás seré una persona adulta, ya que como si aún fuera una niña no me limito en el consumo de los dulces y golosinas, no cometo excesos pero me es imposible decir un "NO" cuando veo un postre y me ofrecen una porción. Ni cuando estuve embarazada de mis dos hijos me privé de comer postres a discreción. Con el primero uno de mis antojos era un tazón con ensalada de frutas, yogurt, fudge, una porción de pastel de manzana y dos bolas de helado de chocolate. Con el segundo un antojo era una generosa porción de torta de chocolate con fresas, piña, fudge, y dos bolas de helado de chocolate, una de ellas con brownies y chips de chocolate.

Los restaurantes por lo general disponen de una gran variedad de postres con nombres sofisticados que luego de la cena ofrecen en un carrito a los comensales. La semana pasada se me antojó sobremanera comer una porción de torta de chocolate con helado, pero no se trataba de cualquier torta de chocolate, la quería sin relleno y bañada en fudge al momento de servirla. Como no la encontré estaba con mi antojo aún pendiente. 

Hace unos días disfrutaba de una amena charla con amigos en una cena informal, la verdad que la comida estuvo tan suculenta y abundante que me sentía satisfecha y no había postre que pudiera comer ya. Habíamos pedido un café cortado para la sobremesa y de pronto se acercó el mozo, un hombre muy delgado, alto, serio y extraño que me hizo recordar al mayordomo "Largo" de la serie Los Locos Adams. Con protocolo del Manual de Carreño y la expresión más refinada que haya visto vino a ofrecernos un postre. Mis amigos  dijeron que no, pero como saben que soy dulcera me miraron esperando a que haga mi pedido, el cual tampoco hice porque me sentía llena y no lo apetecía.

Pero el mozo almidonado y con cortesía que empalagaba me ofreció un postre no sólo una, sino hasta en tres oportunidades y de manera insistente, entonces decidí pedir que me traiga la carta para ver la variedad de postres y poder elegir mi pedido. Con fina elegancia el mozo me dijo: "disculpe, pero ya casi no nos quedan postres"... un rotundo silencio invadió la mesa y el inmediato cruce de miradas con mis amigos era inminente. Me sentí desconcertada y le dije al mozo: "si no le quedan postres entonces para qué insiste tanto en que pida uno!!!".... 
                                                   
Luego de una pausa de rotundo silencio el mozo me dijo: "perdón, pero aún nos quedan tres postres", por supuesto que le pregunté cuáles eran, me contestó: "torta merengada de zanahoria, cheesecake de lúcuma y copa de chocolate"... Lamentablemente no me gusta la lúcuma y la torta de zanahoria no llamó mi atención, así que le pregunté en qué consistía la "copa de chocolate"... el mozo detalló el contenido y la describió bastante agradable así que le pedí que me traiga una, pero el mozo contestó: "lo lamento pero no me quedan marrasquinos y helado de chocolate"... 

Es evidente que lo que le salvó la cabeza a ese mozo almidonado fue mi buen humor, mi paciencia y tolerancia, porque estoy segura que otra persona en mi lugar ya se le hubiera ido encima para ahorcarlo!!!... Por un momento pensé que se trataba de alguna broma o cámara escondida, era absurdo que alguien ofreciera algo con tanta insistencia sabiendo que no tenía lo ofrecido. Mis amigos y yo nos reíamos de lo sucedido, creo que si no fuera por ellos, nadie me creería lo que estaba pasando... pero ocurrió. Por supuesto que aún sigo con mi antojo pendiente de esa torta de chocolate especial, tal y como la pienso en este momento y estoy segura que durante la semana podré cumplirlo, pero de ahora en adelante cada vez que termine una cena, me aseguraré si veo postre a la vista antes de pedir la carta... no vaya a ser que me digan: "ya no tenemos" o "ya se acabaron" o aquel "disculpe, pero ya casi no nos quedan postres" que aún sigue en mi memoria.... :D

EN SUS MARCAS, LISTOS.... ¡¡CUCARACHA!!

"La cucaracha, la cucaracha, ya no puede caminar..." dice la conocida canción muy tradicional en México, pero en realidad la cucaracha vaya que si puede caminar, correr y hasta volar!!!... La cucaracha es uno de los insectos más antiguos sobre la Tierra, según los estudios se calcula que aparecieron en el período Carbonífero, es decir aproximadamente hace 354-295 millones de años, y con el tiempo evoluciona cada vez más, son tan frágiles que pueden matarse de un solo pisotón y a la vez tan fuertes que pueden resistir el efecto de pesticidas y sobrevivir luego de una radiación. 

Desde pequeña siempre le he tenido pánico a las cucarachas e imagino que a muchas personas les debe pasar igual. Mi madre siempre fue muy cuidadosa para que en casa no nos lleváramos sustos con estos invasores,   pero en época de verano y cuando el calor aumenta, es inevitable encontrar a nuestro paso no sólo una, sino varias cucarachas en plena maratón sobre la vereda. Particularmente mis antenas de bruja  detectan con facilidad las cucarachas, basta que ponga un pie en la calle y resulto brincando e inventando coreografías de baile para esquivarlas y no pisarlas o que se me vayan a trepar. Un día saliendo de mi laburo en pleno cruce de Las Begonias con Juan de Arona, sentí algo que aterrizó en mi pecho exactamente antes del escote, lo cogí y parecía un poco de cinta adhesiva arrugada pero cuando lo miré, tenía patitas que agitaba sin parar!!! En ese entonces pesaba 49 kg, vestía un sastre con tacos super altos, lo que no fue impedimento para gritar como loca y terminar de cruzar la pista de un sólo salto. 

Las cucarachas varían de tamaño y forma de acuerdo a su hábitat, por ejemplo cuando viajé a la ciudad de Iquitos en la amazonía peruana, encontré que todo tipo de insecto era gigante!!!. Recuerdo que cuando caminaba por las calles de Iquitos con el grupo de casi 18 personas con el que viajé, me ponían adelante como detector de bichos, cuando yo pegaba un grito, un brinco y cruzaba a la otra vereda, el grupo ya sabía que había detectado cucaracha a la vista, y así se evitaban el susto y el mal rato. En esa región las cucarachas son tan largas y enormes que parecen tablas hawaianas arrastradas por el suelo, y ni que decir de las hormigas,  polillas, arañas y grillos... son gigantescos.

No hay que dejar de mencionar a las cucarachas más avezadas, aquellas que con o sin combustible encienden turbinas, hélices y alerones para alzar vuelo tal cual aeroplano. Recuerdo mucho que el día de mi matrimonio, mientras esperaba a que llegue la carcochita que me llevaría a la iglesia, entró por la ventana una cucaracha volando!!! Yo no me había dado cuenta de ello, pero dos de mis hermanas la vieron y lo primero que hicieron fue gritar que salga de mi habitación, por el tono de sus voces supe que algo pasaba pero no sabía precisamente qué, salí rápido y cuando estuve afuera gritaron: "una cucaracha volando". No es difícil imaginar que me recogí el vestido y salí disparada llevando el velo como bandera, mis hermanos varones se divertían viendo a "la novia fugitiva" en plena maratón. No quiero ni pensar qué hubiera ocurrido si esa infiltrada aterrizaba en mi velo, en mi cabello o en mi tocado, me muero!!!

En una oportunidad, mientras que estaba en pleno laburo, tuve un encuentro cercano con una cucaracha que se había infiltrado entre las hojas de papel carbón en un cajón del escritorio. Aquel día tenía sentados delante mío a dos funcionarios que estaban de visita y esperaban a ser atendidos por mi jefe. Cuando abrí la gaveta para sacar una hoja de papel carbón también salió la bendita cucaracha que por supuesto pasó corriendo por mi mano y luego voló por los aires cuando lancé todo acompañado de un grito como sirena de ambulancia. Como mi silla tenía ruedas me impulsé del escritorio hacía atrás a toda velocidad y no puse freno. Felizmente no me caí al suelo, pero si llegué a la oficina del costado. Hasta ahora recuerdo la cara de sorpresa y desconcierto de los funcionarios cuando me vieron pasar por delante de ellos sentada en mi silla, gritando, en retroceso y a toda velocidad!!!!

No sé por qué siempre mis encuentros con cucarachas tienen que ser cuando estoy en sandalias y no con botas. Una noche de verano saliendo de la panadería Belgravia en Lince, uno podía encontrar a varios "caseros" con sus canastos vendiendo tamales. Era la hora en que salía el pan recién del horno y la panadería estaba atiborrada tanto de vecinos del barrio como de gente que venía de otros lados para comprar el tan famoso y delicioso pan baguette de la Belgravia. Estaba a punto de cruzar la pista cuando en eso apareció a mis pies una cucaracha tan grande que parecía una tabla de planchar!!! Privada del susto traté de esquivarla pero ella siempre se dirigía a mis pies, así que emprendí la carrera sin darme cuenta que me iba directo hacia un "casero" que al ver que se me habían vaciado los frenos, cogió su canasto y salió corriendo para que yo no lo atropellara....

Tarde o temprano debía aprender a controlar mi pánico y eso pasó cuando me hice madre. Una madre con tal de que nada les haga daño a sus hijos es capaz de enfrentarlo todo... hasta el pánico a las cucarachas. Un día que estaba sola con mis hijos pequeños, mi esposo estaba de viaje, entré a su cuarto para acostarlos, les leía un cuento cuando en eso con el rabillo del ojo ví que algo se movía. En el zócalo blanco se podía ver tremenda cucaracha brillando y hasta podía asegurar que moviendo alas, era gigante!!! Me quedé tiesa, con los ojos como plato y muda. Por primera vez no grité al verla, no quería asustar a mi bebés, tan sólo le pedí al mayor que vaya a mi cuarto y sin quitarle un ojo de encima al bicho ese, saqué a mi otro hijo de la cuna y pasé como "Correcaminos" por su costado cerrando la puerta al salir. Puse una toalla entre la puerta y el suelo para que la cucaracha no salga por debajo, hasta que regresara mi esposo, y mis hijos durmieron conmigo en mi cuarto.

Debo reconocer que soy cobarde para enfrentarme a una cucaracha, prefiero saltar, correr a tener que pisarla. Hace unos días arreglando el cuarto de de mi hijo, ví tirado en el piso una "envoltura", según yo, de caramelo o toffee de chocolate. Como ya había barrido la habitación me agaché a recoger la "envoltura" cuando sentí algo extraño, abrí la mano y Oh sorpresa la "envoltura" tenía patas y me estaba mirando: era una cucaracha!!! Pegué tremendo gritó y de un saque la tiré lejos. Pensé en traer el spray insecticida para enfrentarme con el bicho pero cuando estaba corriendo la cucaracha me hacía la competencia, ambas corríamos los 100 metros planos y en la misma dirección.

De pronto mi celular empezó a timbrar, no sé si fue por la vibración del sonido pero la cucaracha se detuvo en la puerta de mi habitación y yo un poco más atrás, parecíamos dos pistoleros del viejo oeste en pleno duelo. Luego de un "en sus marcas, listos, ya", pude llegar al baño y sacar el spray insecticida, en ese momento me sentí Rambo!!! pero el bicho resultó siendo la "versión cucaracha" de la película "Duro de Matar". Yo creo que las cucarachas ahora vienen con máscara antigas y chaleco blindado. Luego de un enfrentamiento y llaves de karate me terminé el spray insecticida sobre mi víctima hasta que logré verla darse vuelta y estirar sus patitas. Yo solita la logré matar.. y mi celular seguía timbrando...

El mundo algún día colapsará pero estoy segura que las cucarachas seguirán siendo una especie que no desaparecerá jamás de la faz de la Tierra. Las cucarachas tienen una vida corta pero se reproducen a la velocidad del rayo, cuando matas una nacen mil en su lugar. A su paso seguirán provocando infartos en las mujeres y manteniéndonos en forma con cada brinco y salto que damos cuando las vemos. Mientras tanto  seguiremos cantando la canción: "la cucaracha, la cucaracha... no nos deja de fregar!!!".... :D 
   

martes, 20 de noviembre de 2012

DIA INTERNACIONAL DEL HOMBRE

                     
Estoy segura que a muchos les parecerá novedad, como me pasó a mi hace un par de años, pero es cierto, los hombres también tienen su día en el cual le rinden tributo y homenaje. El Día Internacional del Hombre se celebra cada 19 de noviembre. Fue inaugurado en 1999 en Trinidad y Tobago, con el fin de abordar temas de salud de varones jóvenes y adultos, resaltar el rol positivo y las contribuciones que los varones hacen diariamente tanto a su comunidad como a la sociedad, así como también para promover la igualdad de género y celebrar la masculinidad. 

El Día Internacional del Hombre busca promover modelos masculinos positivos: hombres de la vida cotidiana, que viven vidas decentes y honestas. Celebrar las contribuciones positivas de los hombres a la sociedad, comunidad, familia, matrimonio, cuidado de niños y el medio ambiente. Centrarse en la salud y el bienestar social, emocional, físico y espiritual de los hombres. Poner de relieve la discriminación contra los hombres en las áreas de servicios sociales, las actitudes y expectativas sociales, y la ley. Mejorar las relaciones de género y promover la igualdad de género. Y por último, crear un  mundo más seguro y mejor, donde las personas puedan estar seguras y crecer para alcanzar su pleno potencial. 

Desde que nacemos y tenemos uso de razón nos identificamos, apoyamos y refugiamos mucho en la figura paterna, visualizamos al padre como nuestro propio super héroe particular y a tiempo completo. Su sola presencia nos brinda la sensación de protección, de bienestar, de seguridad. Su amor y atención, sus cuidados, su tiempo y dedicación a través de los años nos inspira el sentimiento más profundo de ternura, de amor y cariño, de respeto y consideración, de reciprocidad y gratitud. El hombre en su papel de padre es parte clave e importante en la felicidad, desarrollo, progreso, éxito y futuro de sus hijos. 

Considerado siempre como el sexo fuerte, macho, varonil, el hombre hoy en día también se preocupa de su imagen y apariencia física, del cuidado de su cabello, cutis, manos, pies y uñas. El hombre de hoy dedica tiempo a escoger su ropa y va de la mano con la tendencia de la moda sin que eso le quite masculinidad. El hombre que actúa con madurez, tiene buenos modales, luce bien cuidado y acicalado es más atractivo a la mirada femenina, porque recuerden caballeros que "las mujeres también sabemos mirar". 

Es importante que la sociedad reconozca y valore el gran aporte de los hombres en la vida cotidiana, en el ámbito familiar, educativo, laboral y social, entre muchos otros. Pero también es importante que el hombre comparta su mundo interior, que muestre sus más profundos sentimientos sin dejar por ello de ser fuerte, que exteriorice su lado débil sin que piense que por llorar deja de ser valiente, que diga lo que siente emocionalmente sin temor a que lo califiquen de cursi. Que sienta y brinde ternura y amor sin miedo a que lo vean ridículo, que saque a flote sus miedos sin esconderse pensando que por sentirlos es débil. Que viva, ame, baile, sonría, grite, corrra, llore, triunfe o fracase, que sea libre y natural. 

El hombre debe ser lo suficientemente hombre para aceptarse tal cual es, un valioso ser humano con muchas cualidades y las herramientas necesarias para sobresalir en cada paso que da en la vida, para conseguir con éxito sus metas y objetivos, para vivir plenamente una vida sana, realizada y completa. El Día Internacional del Hombre debe vivirse los 365 días del año, pero cada 19 de noviembre píntense la cara color alegría, dense el gusto de sentirse insoportablemente mimados y engreídos, vístanse de felicidad y salgan a celebrar, que bien lo merecen chicos...Feliz Día del Hombre!!!...Salud por eso!!! :D

lunes, 19 de noviembre de 2012

ANALIZANDO LA CULTURA ETILICA


Cuando se asiste a diversos eventos o reuniones sociales es inevitable que la gran mayoría de personas, porque existen excepciones, realicen no sólo un brindis sino varios, y que con el tiempo se adquiera cierto nivel de "cultura etílica", aquella que nos da los parámetros de qué, cuándo, cómo, dónde y cuánto es lo que se debe o no se debe tomar. El consumo de alcohol está asociado a las palabras "alegría y diversión", y erróneamente se considera que a mayor cantidad de alcohol, mayor será el momento de alegría y por ende el detonante de full diversión. El consumo de licor se ha incrementado por moda, costumbre o por copiar e imitar patrones que analizándolos no conducen a nada ni son necesarios para poder pasar un momento alegre y divertido. No hay que negar que es agradable tomar algún coctel o licor en una reunión social, pero como todo en la vida, siempre debe ser con moderación. 

Desde hace muchos años los jóvenes varones han iniciado su cultura etílica con los amigos de la secundaria, en grupos pequeños y a escondidas de sus padres. En el caso de las jovencitas no era bien visto que tomaran algún tipo de licor, tan sólo en ciertas reuniones familiares podían tomar el clásico coctel de algarrobina, de fresa o de durazno, con muy poco, por no decir casi nada, de contenido de alcohol. No hay que dejar de mencionar que de la mano del consumo de alcohol va el consabido consumo de cigarro, aquel que tanto daño hace, pero de ese tipo de veneno me encargaré en otro momento. 

Los chicos grandes de mi generación iniciaron su cultura etílica en el último año de la secundaria, con los quinceañeros y las despedidas de promoción, era el pretexto perfecto para incluir un brindis en cada evento. No era el hecho de tomar por deseo irrefrenable sino porque al hacerlo se sentía la sensación de ser mayor de edad. Recuerdo que en los años 80 apareció "La Cárcel", una especie de licorería y bar al paso ubicado en Paseo de la República en Miraflores, al que llegaban los chicos en auto a comprar cocteles preparados en envases descartables. ¿Qué licor usaban?, vaya usted a saber!!!

La primera vez que tomé licor en serio, es decir sin medir las consecuencias, fue en mi despedida de soltera que me hicieron mis amigas de colegio, exactamente una semana antes de mi matrimonio religioso, cinco días antes ya me había casado por civil. Tenía 26 años y por lo visto, mi cultura etílica no era suficiente ya que por mi poca experiencia y de tanto brindar me quedé privada y me desconecté del mundo por el lapso de una hora. Mi disco duro de la memoria no registró lo que pasó durante ese tiempo, pero luego supe que varias de mis amigas también fueron cayendo y resultaron pidiendo chepa!!!

Ultimamente se ha tomado la costumbre de que al participar en una reunión los asistentes deben llevar una botella de licor por persona o por pareja. El tiempo y la experiencia nos ha hecho ver de que ese tipo de costumbre es garrafal, ya que el consumo de una botella de licor entre dos personas las deja indudablemente en estado de ebriedad, quizá una más que la otra, pero ebriedad al fin y al cabo. Claro está que llegar a ese tipo de estado dependerá del control y límite que ponga la persona o la pareja, pero si esto ocurre en personas mayores de edad y adultas, ahora imaginemos lo que puede ocurrir con los menores de edad. Hay muchos padres que en casa invitan a probar algo de licor a sus hijos, ya sea un poco de vino o cerveza, no para inducirlos a que lo hagan siempre, sino para que ellos sepan lo que es, aprendan lo que se siente y no tengan curiosidad de averiguarlo en la calle con extraños, sin saber ni medir sus consecuencias. 

Hace unas semanas fui testigo de algo que me dejó muy preocupada. Mientras esperaba a que mi hijo y su enamorada, ambos adolescentes, salgan de la casa donde tuvieron una fiesta de cumpleaños, vi que llegó un grupo de 10 adolescentes cada uno con una botella de licor y otra de bebida gaseosa. Eran casi las 2 de la mañana y estos jovencitos llegaban con su licor, trataron de esconder las botellas entre sus ropas pero por supuesto que no los dejaron ingresar, ya sea por la hora y porque tal parece no eran ni siquiera conocidos de la cumpleañera. Sacaron más botellas que habían escondido entre los arbustos del jardín y se marcharon. 

Cuando ya nos retirábamos del lugar, pude ver que el grupo de adolescentes se había ido con todo y botellas a un parque cercano. La fiesta era en Rinconada del Lago en La Molina, la zona para nada transitada ni por peatones ni vehículos estaba cerca a cerros y algunos terrenos baldíos. Como madre me quedé preocupada y muy angustiada pensando en el enorme peligro que representaba el que cerca de 10 adolescentes estuvieran tomando licor a esa hora de la madrugada. Me preguntaba si acaso no tenían padres que los estuvieran esperando en casa o se preocuparan por saber de ellos. ¿Se imaginan en qué estado de ebriedad habrán quedado luego de tantas botellas de licor que llevaban?

Se viven tiempos acelerados y los adolescentes están viviendo muy de prisa. Basta con estar en algún transporte público que coincida con la hora de salida de algún colegio, para escuchar las cosas tremendas que hablan los escolares tanto varones como mujeres. Cuentan de sus salidas de fin de semana y de las "bombas", por no decir "borracheras" que tuvieron como si fueran "trofeos" o logros en sus aún tan cortos años. Me pregunto cómo llegarán esos hígados y estómagos a mi edad, no piensan en el futuro de su salud y desde el viernes ya salen para arrasar con todo. 

Es lamentable que hasta los adultos a veces pierdan el control y no pongan límites al momento de tomar licor, lo más grave aún es que algunos de ellos hasta se atreven a conducir su vehículo en completo estado de ebriedad. Cuantos accidentes fatales a causa del alcohol, cuantos casos de agresión, abuso sexual, asalto y hasta asesinato como consecuencia de un estado de irracionalidad al que llega una persona cuando bebe demasiado licor. No me refiero a los casos de alcoholismo, que no dejan de ser tristes y lamentables, sino a los casos de ebriedad a los que se puede llegar si no se tiene consciencia y responsabilidad.

El consumo de alcohol ya es una problemática en nuestra sociedad, hay una ley que prohibe la venta de bebidas alcohólicas a menores de edad, pero lamentablemente no se cumple. A esto hay que sumar la falta de comunicación entre padres e hijos, en este caso me refiero a los menores de edad, a la escasa confianza para compartir con sus padres sus dudas, inquietudes y curiosidades. Mientras tanto no faltará aquel adolescente que en busca de satisfacer su curiosidad con el alcohol, no deje de arrastrar en su camino a otros adolescentes más. Tampoco falta algún adulto que con malas intenciones les facilite las oportunidades para consumir licor, casos vistos infinidad de veces en los noticieros.

No existe una adecuada campaña que enseñe una "cultura etílica" con los parámetros de qué, cuándo, cómo, dónde y cuánto es lo que se debe o no se debe tomar. Hace falta campañas intensivas para padres e hijos y que las leyes sean más severas para aquellos que venden bebidas alcohólicas a menores de edad. Ojalá los medios de comunicación utilizaran sus tribunas en difundir campañas sobre el consumo de licor, en lugar de dedicarlas a ventilar la vida privada y los escándalos de la farándula. Los que somos padres sigamos siendo los mejores amigos para nuestros hijos y mantengámonos siempre alertas con sus inquietudes, dudas y curiosidades, de nosotros depende el que con el tiempo crezcan sanamente y lleguen a ser adultos con una buena cultura etílica.... :D

viernes, 16 de noviembre de 2012

"90-60-90"....LA CLAVE PERFECTA

                                          
"90-60-90".... ¿Acaso mis medidas?, pues no se emocionen!!!... las mías son más espectaculares. ¿Acaso la combinación en la clave de una caja fuerte?, pues les comento que tampoco, mucho menos es el número de la placa de mi auto o parte del número de mi teléfono celular. Se trata de tan sólo una "frase numérica" que al solo escucharla capta inmediatamente la atención de las personas, en especial de los varones. El leerla o escucharla es sinónimo de las medidas anatómicas perfectas de una candidata a certamen de belleza. 

Hace un par de días, como cada mañana al empezar mi jornada, fui al encuentro con mi fiel Mac para revisar la correspondencia y terminar de trabajar unos documentos. Todo iba perfecto hasta que sin motivo alguno mi Mac se apagó. Noté que la batería estaba descargada, por lo que asumí que se trataba de ese detalle así que la conecté a su cargador. Grande fue mi sorpresa cuando vi que luego de un tiempo prudencial para que cargue la batería mi Mac no reaccionó, entonces la llamada telefónica a su "compupediatra" no se hizo esperar. Lamentablemente la consulta telefónica no ayudó y tuve que llevar mi Mac a la "compuclínica" para un chequeo de rigor y ver el origen de la falla. Nunca antes me había ocupado de ver la reparación de algún equipo en casa, pero con mi esposo en el trabajo, mis hijos en sus estudios y siendo mi Mac fácil de llevar, no me quedó de otra que yo misma llevarla, sin saber todo lo que representaba la misión.

Como toda madre que lleva a su hijo al pediatra, en ningún momento le quité el ojo a mi Mac y estuve presente mientras era evaluada para su diagnóstico. Observaba la destreza con la que el compupediatra iba desarmando poco a poco a mi pobre Mac, jamás pensé que debajo de su carcaza había infinidad de tornillos, unos más minúsculos que otros, mini cables insospechados, circuitos miniatura y toneladas de polvo y pelusas, en pocas palabras: "basurita" acumulada no visible para nosotros. Yo ignoraba lo que significa el sistema operativo de mi Mac, a mi tan sólo me la entregaron cuando nació, la prendí con todos los programas instalados, entré a mis cuentas de redes sociales y la utilizaba sin  tener la más mínima idea de lo que ocurre por dentro cada vez que la utilizaba.
      

Felizmente que el diagnóstico no fue tan grave, mi Mac tuvo un ataque de estrés por saturación de contenido. Se había declarado en huelga y en su pliego de reclamos exigía una limpieza y mantenimiento periódico, menos horas de trabajo, respetar sus horas de sueño y descanso, y consideraciones especiales para evitar su recalentamiento!!!. Me sentí tranquila de saber que no era necesario hacerle un transplante de disco ni cirugía a la memoria. Tan sólo entraría en sesión de Spa para un masaje a sus circuitos y reacondicionamiento a su sistema, algo que pensé duraría a lo mucho un par de horas. Nada más falso que eso!!!
Llegué antes de las 11 de la mañana, empezaron a descargar la data para luego revisar el disco y formatearlo. El tiempo transcurría, no sólo minutos, sino horas de espera para que cargue nuevamente el sistema, una vez completado venía la instalación de programas y vaya que demora!!! Llegó la hora del almuerzo y mi solitaria totalmente inquieta zapateaba y reclama su comida. No veía alrededor algún sitio donde poder comprar algo de comer, pero mi salvación fue un pequeño kiosko de periódicos donde arrasé con todo el stock de galletas, que no era mucho. Como salí de día y con sol mi vestimenta era ligera, pero al caer la tarde me congelaba, estaba con las manos y los pies totalmente fríos. 

Cada instalación tomaba su tiempo, ya no dependía del compupediatra sino del mismo sistema, así que de nada servía apurar al experto. Parecía una cirugía de alto riesgo y cerca de las 6 de la tarde al fin mi Mac quedó en óptimo estado y operativa al 100%. Fue entonces que el compupediatra me pidió una contraseña para iniciar mi Mac y no me pregunten el por qué pero lo primero que se me ocurrió fue decir: "90-60-90" y todas las personas de la tienda voltearon a mirarme como inventariando esas medidas. De pronto un silencio rotundo y luego una carcajada, yo por supuesto con un enorme signo de interrogación sobre la cabeza y desconcertada, creo que la contraseña fue de impacto no?
                                                
Es divertido cuando llega el momento de escoger una contraseña, aunque para muchos puede resultar algo complicado, ya que si bien hay ingenio criollo para crear una que sea "inviolable", también hay que tener memoria de elefante para recordarla cuando es necesario. Conozco casos, empezando por mi misma, en que al momento de usar la contraseña no se recuerda por nada del mundo. Dicen que las mejores son las que alternan letras y números, las menos recomendables son las que tengan relación con fecha de cumpleaños, aniversario o gustos del usuario. Yo veía la televisión del local en el momento en que salió una despampanante mujer en la pantalla, así que lo primero que se me ocurrió fue decir "90-60-90".... una clave muy original que por si acaso ya cambié!!! :D

Luego de esa humorada y ya "engorilada" por las casi 7 horas que estuve al pie de mi Mac, lo primero que hice antes de regresar a casa fue buscar un sitio donde poder comer algo que mitigara el hambre furioso que se apoderó de mi estómago. Tomé un taxi con destino a casa, ya era hora punta y el tráfico parecía el típico de una noche previa a Navidad en que sale un mar humano ya sea a pie, en auto o en bus. Por más atajo y corte de camino que pedí, siempre salíamos al mismo atolladero, los autos parecían gallos de pelea y nadie cedía el paso para aliviar el tráfico y ordenar el caos en el cruce de semáforos. Se escuchaba gritos de los conductores, lisuras de los cobradores de bus,  los claxon que sonaban en coro reventando los tímpanos de las personas a punto de colapsar.

El tráfico era tal que decidí bajar antes de mi destino para avanzar y ganar tiempo caminando. Un delicioso helado coronó mi travesía y me hizo sentir contenta y de buen humor, la tarea estaba cumplida y llevaba a mi engreída Mac de regreso a casa. Mientras caminaba recordaba todo lo sucedido y de todo lo que uno es capaz de pasar y aguantar con tal de recuperar una máquina. Actualmente hemos llegado a depender tanto de los celulares, computadoras, microondas y otros artefactos que no imaginamos nuestra vida sin ellos. Como han cambiado los tiempos y cómo seguirán cambiando.... Mientras tanto recuerden que si en algún momento les piden una contraseña de emergencia, podrán utilizar mis espectaculares medidas... "90 - 60 - y revienta" :D

martes, 13 de noviembre de 2012

BOOO!!!... HOY ES "MARTES 13"

Hoy es "MARTES 13" y es un día como cualquier otro, tendrá matices de todo tipo, cosas buenas, cosas malas, habrán aciertos y errores, alegrías o tristezas, es tan sólo un día más en nuestras vidas y así es como debemos recibirlo. Sin embargo, para muchas personas un "martes 13" es sinónimo de "mala suerte", un día de temer en que no quisieran salir de casa para nada. Desde tiempos remotos se le han atribuido maldiciones y creencias negativas al martes 13 basados en hechos, fenómenos o situaciones, sin ningún tipo de evidencia científica. Todo eso se resume en una sola palabra: "Superstición".
Que se te caiga la sal sobre la mesa, que horror!!! e inmediatamente salpicarse un poco de sal sobre el hombro izquierdo para dar la contra a cualquier mal augurio. Quien no escuchó que el pasar debajo de una escalera trae mala suerte, o el que se te rompa un espejo en la mano y mirarse en él te traerá 7 años de mala suerte. El abrir un paraguas dentro de una casa o con techo encima es atribuido a la mala suerte, y que decir del pobre e inocente gato negro al que le caen miles de maldiciones por cruzarse en el camino y por el simple hecho de ser negro!!!!... esa es una superstición racista!!! :D

Bajar de la cama con el pie izquierdo cuando te levantas es sinónimo de que te irá mal en todo el día. Que te palpite el ojo izquierdo es augurio de tristeza y que vendrán muchas lágrimas. Cuando te arde o te quema la oreja izquierda dicen que es porque alguna persona está hablando mal de ti y se avecina una discusión. No hay que olvidar aquella superstición que cuando caminando por la calle pisas pufi (excremento, por no decir caca) te vendrá la mala suerte con enfermedad o hasta la muerte, y ni que decir de la clásica cagada de paloma sobre la cabeza, eso si que es desagradable, de terror no?.

Es divertido ver la variedad de maldiciones y mitos con relación a ciertos hechos, son tan sólo supersticiones y erróneamente se le atribuyen "poderes" a eventos cotidianos que luego transcurren sin dejar consecuencias fatales, peleas, enfermedades, mucho menos te quedas convertido en sapo por haberlas vivido. Si pasar debajo de una escalera fuera  mala suerte, entonces no existirían albañiles que las fabriquen, ya que al construirlas tienen que pasar por debajo de ellas no sólo una, sino varias veces... y a Dios gracias, aún siguen vivos.
No voy a negar que en algún momento de mi vida, al conversar y en señal de augurio para que algo se cumpla he dicho: "toco madera", y al no tener algo de madera cerca he tocado mi cabeza, ya que hay que tener corcho en ella para pensar que algo así va a cambiar el destino de las cosas de lo que te pueda suceder en la vida. Las personas se llenan de supersticiones y se dejan influenciar por otras para creer en algo que no tiene ninguna lógica ni fundamento científico. Algo similar sucede con los "horóscopos", particularmente no creo en ellos, pero me divierte escucharlos o leerlos ocasionalmente.

Hoy es "martes 13" y como buena Bruja no podía dejar de comentar tan hermoso día. Un martes 13 que nos regala miles de oportunidades, con 24 horas en las que depende de cada uno lo bueno o malo que nos toque vivir. Hoy es "martes 13", un día más en que al despertar le damos gracias a Dios por la bendición de estar vivos y con salud. Hoy es "martes 13" y siendo casi las 2 de una cálida tarde, ya me han ocurrido varias cosas, desde llegar a un sitio y ver que olvidé llevar lo que tenía que llevar, hasta una espectacular resbalada con sentada de oshiri (trasero en japonés) en plena calle. Hoy es "martes 13" y aún no acaba el día, pero por si acaso iré en busca de mi herradura, mi huayruro, mi colmillo de elefante, mi pata de conejo, mi trébol de cuatro hojas, mi amuleto de la suerte, me bañaré con ruda y me pondré mi bombacha roja!!!... total, nunca está demás no? :D

jueves, 8 de noviembre de 2012

DE TERREMOTOS Y TEMBLORES

Quién en su vida no ha sufrido el pánico, susto y shock traumático de un sismo? Quizás no la generación de los más pequeños en la actualidad, pero para los niños grandes de mi generación es inevitable guardar en el disco duro de nuestra memoria las vivencias de algunos terremotos y cientos de temblores a los que fuimos invitados por la puerta falsa y sin previo aviso. La naturaleza es impredecible, más aún cuando un país como el nuestro se encuentra ubicado sobre una falla geológica que en cualquier momento decide ir acomodándose. 

Recuerdo que cuando mis hijos eran muy pequeñitos y me preguntaban qué era eso que hacía que el suelo y las casas se movieran, yo trataba de explicarles algo que para sus pocos añitos no podían entender, así que les decía..."que la naturaleza era como un gigante y que cuando estornudaba hacía que la tierra tiemble". Pero no estoy tan lejos de la realidad no?, la naturaleza es como un gigante que cuando sonríe, nos regala los más bellos paisajes y el clima perfecto, pero cuando se enoja sale a flote su mal carácter y reacciona de mal humor con toda su ira. 

La semana pasada en un sólo día tuvimos tres sismos leves con intervalos de casi 6 horas, la verdad que estuve asustada pensando en que vendría el cuarto pero felizmente no ocurrió. Mi casa está en primer piso y no tengo problemas de estar en pisos altos o escaleras, pero aún así a la hora de sentir algún movimiento sísmico, por leve que sea, no puedo evitar salir corriendo pensando en que podría ser el inicio de un terremoto. 

La mayoría de terremotos que viví de niña los he pasado, a Dios gracias, cuando he estado en casa con toda mi Tribu. Temblores fuertes no faltaron en la época escolar. Recuerdo un fuerte temblor en la noche mientras estaba en clase en la academia de secretariado, el profesor, algo bajito de estatura, se paró en plena puerta con los brazos abiertos y cuando dijo: "nadie sale", ví que sus ojos se abrieron como faroles porque se le venía encima una estampida de chicas conmigo a la cabeza!!!

Una vez que llegué a la vereda el temblor ya había pasado pero yo seguía con el epicentro bajo mis pies, era una gelatina gigante que temblaba sin parar, hasta que por cosas del destino un chico se me acercó y sujetándome de los brazos me pedía que me calmara, cuando de pronto nos miramos y nos reímos porque resultó ser el ex enamorado de mi mejor amiga que llegaba a recoger a su enamorada, que estudiaba conmigo en la misma academia... el mundo es un pañuelo no?. Cuando regresé por mis cosas el profesor me dijo: "Vickyta me dijeron que de tanto correr ya había llegado a la frontera".

Jamás había pasado un temblor en pisos altos, pero un día en mi primer trabajo a mis tiernos 18 añitos, estaba en un tercer piso cuando empezó un fuerte temblor que para mi era terremoto!!!. Presa del pánico por querer estar en la vereda, salí corriendo los 100 metros planos por un pasadizo cuando un brazo salió de la nada y casi me parte en dos a la altura de mi cintura. Era una secretaria, señora mayor, que me vio e impidió que siga corriendo y baje las escaleras en ese estado. La sensación de querer bajar y no poder fue espantosa, aún recuerdo el ruido de las divisiones pre-fabricadas y los vidrios de las oficinas. 

Pero en cuanto a terremotos, llevábamos muchos años en silencio sísmico, siempre con el temor de que cuando suceda uno venga con toda su fuerza acumulada. Fue el terremoto del 15 de agosto del 2007 el que nos quitaría la tranquilidad sísmica de muchos años. Ese día estaba sola en casa y me preparaba para salir al gimnasio, mis hijos estaban en casa de amigos haciendo tareas en grupo y mi esposo en su trabajo. Decidí entrar al baño antes de terminar de vestirme, fue el momento en que empezó un fuerte movimiento que al prolongarse me hizo salir disparada!!!! con tan sólo un polo, bombacha y medias... y un cojín de los muebles de la sala que cogí para proteger mi cabeza... 

Logré abrir la puerta de la calle y mi fiel Noggyto estaba a mi lado, como el sismo no paraba decidí entrar a la casa por un pantalón y zapatillas, cuando en eso escuché un "socorro" tan bajito que apenas se podía oír. Mi suegra vive en el departamento del segundo piso y presa del pánico no podía ni abrir la puerta. No hubo tiempo de ir por pantalón y zapatillas, pensaba en que la casa se podía caer y decidí subir para ayudarla a bajar. La tierra seguía temblando, la casa crujía tan extraño y mi suegra no abría la puerta, hasta que al fin salió y le puse el cojín en la cabeza para evitar cualquier ladrillo o teja que pudiera caer.

Cuando bajaba la escalera en pleno movimiento y confusión, me encontré en la escalera con el hijo de nuestros vecinos que había entrado a la casa al ver la puerta abierta y me ayudó a bajar a mi suegra. Llegamos a la puerta y una vez en la calle, me dí cuenta que seguía en bombacha!!!.... para el colmo de color verde limón y con un dibujo de Betty Boop en el parachoque posterior, nada fashion para la ocasión!!!. El terremoto seguía y en eso mi suegra dijo con voz quebrada: "mi pastilla para la presión"... Lo que me dejó tiesa, mi pobre suegra estaba a punto de darle un patatús. 

Armada de valor y a pesar de escuchar el crujir lastimero de la casa, hice "glup" y entré a la mía a sacar un pantalón y zapatillas que con una destreza increíble iba poniéndome entre malabares mientras subía al departamento de mi suegra por sus pastillas. Cuando entré a su cocina vi que la pared izquierda se ondeaba hacia la pared derecha y viceversa, nunca antes había visto algo así, el terremoto nos movía de izquierda a derecha, de arriba a abajo y de adelante hacia atrás. Presa de los nervios no encontraba ninguna pastilla y salí lo más rápido cuando de pronto ví que en la negrura de la noche una inmensa luz como un rayo gigante partía el cielo... casi muero de un infarto!!!

Mi hijo menor estaba a unas casas de distancia y salí disparada a buscarlo, pensaba al igual que el resto que el fin del mundo había llegado. Para mis hijos era el primer terremoto que vivían en sus vidas, ambos estaban en departamentos de sus amigos que quedaban en tercer piso y la experiencia no fue nada grata para ellos. Luego por los noticieros supimos el epicentro y la tragedia que el terremoto había dejado en la ciudad de Cañete. así como se descubrió el enigma de lo que fue ese rayo: luces luminiscentes producto de la descarga de la energía de la tierra. La experiencia fue traumática para muchos jóvenes que jamás pasaron un terremoto. En mi caso la madurez de mis años y mi condición de mamá me hizo fuerte y me ayudó a reaccionar con sensatez y actuar a tiempo. 

Mientras tanto no dejarán de haber simulacros de sismo y nosotros no debemos dejar de participar de ellos. Debemos acondicionar nuestra "mochila de emergencia" con todo lo necesario y mantener su contenido en óptimo estado. En cada casa debe haber un plan de evacuación y entre los miembros de la Tribu establecer un punto de encuentro en caso de que el sismo los sorprenda fuera de casa. Nadie sabe cómo va a reaccionar en el momento de un sismo, pero al menos el estar informados, preparados y entrenados nos hará más eficientes al momento de afrontar un terremoto, sus consecuencias y sobre todo... salir con prisa pero no corriendo los 100 metros planos!!!  :D

INFÓRMATE:
http://www.facebook.com/pages/Cruz-Roja-Peruana/113277568740969?ref=hl

lunes, 5 de noviembre de 2012

LO QUE JAMAS DEBES DECIR AL HACER UN BRINDIS

El "brindis", aquel que nunca falta en una celebración, es el momento tan especial en que los familiares, amigos o invitados entrechocan las copas en señal de buenos augurios y se expresan los mejores deseos. El infaltable brindis forma parte de todo protocolo en recepciones de topo tipo y nivel social, desde la entrega de la corona en algún palacio real, hasta la yunza de cualquier fiesta patronal. No importa si es en copa de cristal o en vaso descartable, a la hora de brindar todo vale!!! 

La mayoría de los eventos en que se realizan los brindis implica que sea con bebidas alcohólicas, desde un fino y costoso champán, hasta el más económico agua ardiente. Existe una infinidad de costumbres y tradiciones al momento de hacer un brindis, como por ejemplo en los matrimonios con protocolo castrense en que el novio y los compañeros de armas del novio suelen lanzar las copas hacia atrás rompiéndolas luego de hacer el brindis.

Pero así como existe infinidad de costumbres y tradiciones, el brindis también varía en su expresión de acuerdo al idioma de cada lugar. En el Perú es tradición decir "¡Salud!" al momento de hacer un brindis, salvo ciertas excepciones en que las personas por monería repite y utiliza algún modismo o jerga asumiendo que dice lo correcto y sin saber, resulta metiendo la pata, diciendo una cosa por otra.

Como parte de protocolo de una conocida empresa japonesa y en señal de agradecimiento, los funcionarios netamente japoneses, invitaron a cenar a toda la gerencia de la empresa que los representaba en el Perú, en la cual yo laboraba y también estaba incluida e invitada a la cena. Nos llevaron al restaurante Hakata que quedaba en Miraflores, jamás había probado la comida japonesa y mucho menos de acuerdo a su costumbre y tradición. 

El lugar estaba ambientado con decoración y música oriental. Cuando entramos al salón reservado para nosotros me sorprendió ver la mesa tan baja, casi a 30 cm del suelo y unos enormes cojines alrededor. En la puerta una señorita con kimono nos ayudaba a quitarnos los zapatos para ingresar descalzos al salón. Luego de la ceremonia de bienvenida quedamos ubicados en los cojines donde vi a mi entonces Jefe haciendo mil piruetas para poder encontrar la ubicación perfecta sin llegar a quedar tronchado o acalambrado por la incómoda posición sobre el cojín. 

Tempura, tonkatsu, sashimi, donburi, teriyaki, yakitori, sukiyaki, onigiri, tofu y sushi, eran algunos de los platos que llegaban a la mesa, algunos fríos otros calientes, con las presentaciones más extrañas y tan elaboradas que más parecía una exhibición de obras de arte!!! Esa noche aprendí a comer con ohashis, palitos pero no los de tejer, los cuales me obsequiaron luego de la cena pues eran finos y venían con su base de loza. Por lo general los restaurantes y deliverys te regalan los waribashi, que son los palitos descartables. 

Disfrutábamos de tan agradable cena cuando llegó el momento del brindis con el tradicional sake, el vino hecho a base de arroz... Se escuchó varios ¡Salud!... otros ¡Kampai!... y un sólo agudo y pitudo ¡Chin Chin!... dicho por mi. De pronto un rotundo silencio invadió la mesa y grande fue mi sorpresa cuando los funcionarios japoneses me clavaron mirada y sus ojos se abrieron tanto que terminaron redondos como una moneda!!! 
Yo miré asustada a mi Jefe con una enorme interrogante pues no sabía lo que ocurría, los japoneses murmuraban en su idioma y fue cuando mi Jefe junto con el Presidente de la organización en la que laboraba pidieron las disculpas del caso y me explicaron lo que sucedía. La expresión "Chinchin" en japonés significa "pene", es decir el miembro viril del hombre. Fue entonces en que yo, horrorizada, les hice la competencia a los japoneses abriendo los ojos, sentí que se me subieron los calores y los colores a la cara, totalmente ruborizada, avergonzada y desconcertada no sabía qué hacer, tan sólo quería que la tierra me tragara!!! 

Desde ese momento me juré que jamás haría un brindis con esa palabra, a pesar de que en algunas partes de Italia es permitido el "cin cin", onomatopeya creada por el sonido del choque de cristal contra cristal de las copas. Así que luego de mi pintoresca anécdota es bueno tener precaución antes de brindar: ¡Kampai! en japonés, ¡Saude! en portugués, ¡Wi ha yuh! en coreano, ¡Santé! en francés, ¡Cheers! en inglés, ¡Salute! en italiano, ¡Prosit! en alemán, ¡Na zdrowie! en polaco y ¡Ganbei! en chino mandarín, entre otros...

Pero lo que me ocurrió no evitará que en algún momento se pueda canturrear el "Chin Chin" de la pegajosa canción de Jimmy Santi, o pedir a alguien que pague al "Chin Chin" alguna venta, refiriéndonos al pago al contado, ni tampoco comprar en la bodega tu bolsita de "Chin Chin", esas deliciosas lentejas de chocolate bañadas en caramelo... sin que nadie te clave mirada como si hubieras mentado a la madre y toda su generación.... pero espero que si haya quedado claro "lo que jamás debes decir al hacer un brindis".... ¡Salud por eso!!!  :D

sábado, 3 de noviembre de 2012

NO HAY PUBLICIDAD MAL HECHA, SINO MAL INTERPRETADA

En el mundo de la publicidad no están escritos los gustos y colores, tan sólo hay un despliegue de mentes creativas que dan rienda suelta a una infinidad de ideas con el fin de captar la atención inmediata del público con relación a algún producto o servicio. Empieza a trabajar la imaginación del publicista y la lluvia de ideas no se hace esperar, el resultado es evidente, y con una frase precisa se logra captar la atención inmediata del público... y vaya que lo logra!!!

"Disfruta 76 cm de intensa potencia".... fue la frase que captó mi atención inmediata cuando subí al tren eléctrico de regreso a casa. No es que yo sea mal pensada, pero la frase si que llamó mi atención inmediata y lo primero que hice fue pensar pícaramente en qué cosa podría tener 76 cm, que tuviera "intensa potencia" y que yo pueda "disfrutar" de ello!!! :D  Luego un enorme signo de interrogación se dibujó sobre mi cabeza y con luz intermitente me hizo ver más allá de lo evidente.... en letras más pequeñas hacían mención a una nueva línea de cocina. 

Hasta ese momento debo confesar que ni siquiera me percaté del nombre de la marca que había al costado, estaba tan concentrada pensando en los 76 cm y no tenía la menor idea en cómo podría disfrutar de tamaña "intensa potencia", no entendí a lo que se refería la publicidad, ya que la cocina no era de ese tamaño de medida. Seguí analizando la publicidad y más abajo leí "con quemador wok", entonces lo relacioné con la sartén especial "wok" utilizada para preparar comida china, así que presumo que esos "76 cm de intensa potencia" deben referirse acaso al diámetro de una hornilla o quemador?

Llegué a la estación del tren donde tenía que bajar, una traviesa y cómplice sonrisa me acompañaba mientras seguía pensando en aquella frase... Caminando empecé a observar cada publicidad a mi paso, y recordar las de "doble sentido" que he visto en algún momento de mi vida, como aquella publicidad de una conocida marca de bebida gaseosa que decía "ahora tu cola puede ser más grande". Quien no recuerda la de una marca de aceite donde una ama de casa decía pícaramente "ahora voy a hacer cositas ricas con mi cocinero". 

A quien no se le quedó grabado la publicidad de una marca de shampoo con ese tan especial "Oh yes, ohh yesss... ohhh yessssssss" que decía tan extasiada una chica al lavarse el cabello y a otra diciendo "yo quiero el shampoo que ella está usando". Como olvidar la de una conocida marca de galleta con relleno dentro que decía "se abre, se chupa, se moja". Quien podría imaginar a un costoso auto con el slogan "Lo reconozco, soy un mantenido", por su amplia cobertura de garantía y su increíble mantenimiento. No olvidemos la publicidad deportiva de un popular jugador de fútbol sentado de espaldas que es sorprendido por su novia haciendo un movimiento con la mano a la altura de su pelvis, cuando en realidad está inflando un balón.

"Sexo gratis" son sólo dos palabras pero muy bien jugadas en la publicidad de un taller para autos que en su anuncio decía "Por la compra de 4 neumáticos, sea cual sea tu SEXO, llévate GRATIS el cambio de aceite". Definitivamente que esta última publicidad logra la atención super inmediata de cualquier transeúnte o conductor, el ser humano por naturaleza es curioso, y el criollo es pícaro e inmediatamente capta el doble sentido de las palabras. La amplia variedad de publicidad es infinita, y los publicistas creativos y muy hábiles serán los que siempre nos cautiven con avisos y slogans que siempre captarán nuestra atención... Mientras tanto yo aún sigo pensando a qué se refieren con eso de "76 cm de intensa potencia".... :D