sábado, 20 de agosto de 2016

CON EL BRASIER EN LA ESPALDA...

El día a día y nuestras diversas actividades nos hacen pasar los momentos más insospechados, algunos agradables, otros tan desagradables que preferimos borrarlos de nuestro disco duro de la memoria, y por supuesto no pueden faltar aquellos que se convierten en anécdotas tan únicas y divertidas que son todo un deleite recordarlas y por qué  no hasta compartirlas!! =D

Hace unos días llegaba a casa luego de una sobrecargada jornada de laburo con la única premura de poder cambiarme de ropa y salir volando al gimnasio para disiparme y aprovechar el tiempo al máximo. Tal cual arbolito de Navidad a fines de fiestas iba despojándome de los accesorios y las varias capas de prendas que uno se pone para combatir el frío tan intenso de estos últimos días. Como estaba lloviznando saqué del closet una casaca bastante gruesa y acolchada con capucha incorporada que puse sobre mi cama hasta terminar de alistar mi maletín de deporte. Con todo listo apagué luces, me puse la casaca, maletín al hombro y salí rumbo al gym escuchando mi música favorita.

Caminando por la vereda sentí de pronto un ligero "tic" en la espalda, como si alguien me pasara la voz, al voltear no había nadie en toda la cuadra y no le di importancia así que seguí caminando presurosa; más adelante volví a sentir lo mismo y al voltear no había nadie detrás mío y pensé "que miedo, debe ser algún almita que me está siguiendo!!".... =D así que aceleré mi paso. Ya había avanzado algunas cuadras y nuevamente ese "tic, tic" en la espalda ya era molesto, cogí mi cabello pero yo lo tengo a la altura de los hombros así que era imposible que fuera parte de mi cabello la que me molestaba. Ya caminando en plena avenida transitada y estando por llegar al gimnasio nuevamente ese inquietante "tic, tic" en la espalda hizo que me detuviera y estaba por sacarme la casaca cuando de pronto vi que algo asomaba.... ¡Oh sorpresa!!!... ¡era mi brassier!!!... =D

La capucha de mi casaca tiene aplicaciones de velcro, aquella cinta negra que conocemos como "pega pega" y al poner la casaca sobre mi cama el encaje de mi brassier que me acababa de quitar vaya que si se pegó en una de las aplicaciones de "pega pega" de la bendita capucha... Sin siquiera imaginarlo yo había salido desde casa con la casaca puesta y en la espalda colgando como un parapente mi brassier color beige con encaje, pero lo más pintoresco es de que con lo materiales con que los confeccionan hoy en día, las copas de los brasieres parecen "cúpulas" en lugar de "copas" y el estar colgando de la capucha desde unos de los extremos del brasier hacía más notorio y evidente de que se trataba de una prenda íntima... =D

No tienen idea de lo que sentí en ese momento, en plena avenida y con el tráfico en hora punta solo atiné a soltar una carcajada y desprendí mi brassier de la casaca y lo guardé a la velocidad del rayo!!!... más aún cuando mi casaca también tiene aplicaciones de cinta reflectiva en las mangas, aquella que se ilumina en la noche con el reflejo de las luces, así que mi brasier iba colgando con marco de luces y todo!!!... =D  Jamás hubiera imaginado que mi brasier tendría el capricho de salir a pasear prendido de mi casaca y no pude evitar pensar de que felizmente aquella prenda...no fue mi bombacha!!!... =D 

sábado, 30 de abril de 2016

LOS ULTIMOS DIAS DE "NOGGYTO"

Siempre he visto en películas el drama que representa la enfermedad de un ser querido incluyendo en esto a la mascota de la casa, pues con el tiempo llega a ser parte de una familia. Me considero una persona bastante sensible y parte de mi naturaleza inevitable es que mis ojos se humedezcan y un tremendo nudo en la garganta me corte el aliento cuando vivo la película de principio a fin, pero es muy triste cuando sabes que ahora no se trata de una película sino de la vida real.

Las personas que me conocen de toda la vida saben que siempre tuve gatos cuando era soltera, si de mascotas se trata los considero más limpios!!! =D y saben también que jamás me gustaron los perrunos, aquellos amiguchitos de 4 patas, olor peculiar y que con sus ladridos y colmillos amenazantes siempre me atemorizaron desde pequeña. Recuerdo que en casa de mi mejor amiga de colegio siempre habían no solo uno sino por lo menos 3 ó 4 perrunos, y era para mi un suplicio cuando llegaba a visitarla y salían las 12 ó 16 patitas presurosas a recibirme moviendo las colitas como hélices de avión... 

Los años pasaron y en el interín nunca faltó aquel amigo o amiga que ofrecía alguno de sus cachorritos nietos recién nacidos, pero aquel tipo de regalo no me llamaba la atención. Un día vino a casa una vieja amiga que me ofrecía uno de sus cachorros nietos de su hijo perruno siberiano, en ese momento mis dos pequeños hijos se emocionaron con la idea y se trepaban encima mío pidiendo que lo acepte... a lo que rotundamente dije ¡"NO"!, creo haber contado la historia en una de mis crónicas cuando Noggyto se perdió por segunda vez (ver crónica en http://vickymayo.blogspot.pe/2013/09/en-busca-de-mi-noggy-perdido.html

Para los que no saben la historia, al cabo de 1 ó 2 semanas del ofrecimiento del nieto perruno, un domingo mis hijos aún muy pequeños se levantaron temprano, muy a su manera arreglaron su cuarto, con la complicidad de su papá me sorprendieron con el desayuno ya listo, y recuerdo que ese día salimos a pasear y de compras al Jockey Plaza, disfrutamos de un delicioso almuerzo, pasamos  por una tienda de mascotas donde divertidamente veíamos tras el vidrio como bañaban y secaban a un perruno saliendo del spa. Llegó la hora del lonchecito y con él vino la importante revelación de las vocesitas de mis dos hermosos hijos.... "¿Mamá recuerdas el cachorrito que nos ofrecieron?".... "Por favor di que si, di que si, di que siiiiii..." =D

Ver dos tiernas caritas con los ojitos brillando, con la sonrisa traviesa de dientecitos pequeños y uno de ellos con ventanita porque se le había caído un diente de leche... ¿cómo resistirse a tremendo encanto y decirles que no?.... Esa misma tarde fuimos a recoger al nuevo integrante de la familia, un bello cachorrito siberiano de 2 meses, parecía un peluche a pilas!!! =D y la carita de felicidad de mis hijos jamás se borrará de mi mente, Era mi primer perruno en toda mi vida, y es increíble como el hecho de ser madre te cambia cualquier perspectiva y desde entonces tuve que acostumbrarme al olor a guau guau en casa.

El tiempo ha pasado, y como todo cambio propio de la vida uno se va haciendo grande, no de tamaño sino de edad, al igual que las personas envejecen también lo hacen los perrunos y en el caso de ellos es más rápido pues cada año perruno equivale a 7 años de un ser humano, Noggyto el próximo 13 de junio cumplirá justo 13 años, es decir el equivalente de 91 años de una persona y los estragos en su salud son cada vez más notorios e intensos.

Cuando era pequeño y hasta hace un año Noggyto siempre acataba mi orden, respetaba y obedecía lo que le decía de acuerdo al tono de mi voz, si lo regañaba agachaba su cabeza y trataba de contentarme, si le decía algún cariño se ponía insoportable, parecía caballito de paso moviendo sus patitas y con su hociquito buscaba mi mano para una caricia. Cuando ladraba mucho bastaba que le diga "cállese, qué pasa" y se callaba, hoy Noggyto ya no reconoce mi voz, ya no diferencia un regaño de un cariño, también va perdiendo la vista y el olfato. Cuando había que hacerle alguna curación en casa o cambiarle la placa de su collar, yo podía cogerlo sin que me gruña o muerda, ahora gruñe y me atemorizan sus tremendos colmillos de lobo. El sufre de una displaxia de cadera congénita que se le acrecentó con un accidente cuando cruzó la pista y lo atropelló una camioneta, y luego en sus dos episodios cuando se perdió, ahora le cuesta trabajo pararse luego de sus siestas, cojea, se le dobla la patita. Como si fuera un adulto mayor ya no controla sus necesidades, ya no levanta la patita para marcar su territorio, anda inapetente, no come mucho, ha dejado de lado sus juguetes preferidos y ahora le ha agarrado camote a un cerebro de hule que tiene brazos y piernas, es de propaganda médica y lo tenía guardado desde hace muchos años pero cayó en sus manos hace poco y no lo suelta por nada... =D

Se que Noggyto tarde o temprano se irá para siempre de nuestras vidas, aún no sé si llegará a cumplir sus 13 añitos, pero hoy sentí algo diferente cuando lo escuché quejarse, fui a verlo y su mirada estaba más triste que nunca, no me gusta acariciar a los perrunos pero mi hijo perruno siempre fue la excepción y a pesar de lo uraño que está ahorita se dejó acariciar, en ese momento recordé todo lo pasado y vivido con él, las veces inagotables en que salía con mis hijos caminando por las calles buscándolo desesperadamente cuando se perdió. Es sábado de mañana, estamos solos en casa y es un momento entre mi hijo perruno y yo, está dormitando pero también está llorando muy bajito, como si algo le doliera aparte del alma, y es que ahora que mis hijos ya son jóvenes Noggyto se queda solo, y Miguel y yo por el trabajo son muy pocas las veces que tenemos tiempo y paciencia para él. Su papá se encarga de sacarlo y de limpiar todo el desastre que hace en nuestra ausencia, duro trabajo que lo espera luego de cada jornada de laburo.

Una mezcla de sentimientos me invaden en este momento, un sábado solitario, callado, algo frío, con cielo gris y una melancolía que se respira en el ambiente. Es muy difícil tomar decisiones sobre mantener con vida a alguien que ya no tiene calidad de vida, algo así como cuando un ser querido está conectado a un tanque de oxígeno y se le quiere alargar los días. Noggyto no puede hablar, no puede decir qué es lo que siente o qué es lo que le duele, me da mucha pena verlo así, como derrotado y es que seguro se siente cansado. Hace poco le dije a mi tribu que sería prudente pensar en quizás ayudarlo a descansar, que no sufra, que sea como quedarse dormido para siempre, pero mis hijos saltaron y me dijeron que si a mi me gustaría que cuando sea grande me hicieran eso.... no fue una buena comparación ya que no tengo 4 patitas.... pero consideré lo que sentían mis hijos y no volví a mencionarlo. Hace un instante Noggyto se quedó dormido de cansancio, ladra fuerte y constante, sin motivo y nada lo calma o lo reconforta, ya se queda sin fuerzas, así pasan sus días y cuando no estamos en casa es todo el vecindario el que convive con sus ladridos que no son nada agradables.... No creo que pensar en ayudarlo a descansar me haga una mala persona o sea egoísmo, si bien es cierto que nunca me gustaron los perrunos y que detesto el olor a guau guau en casa, con Noggyto todos estos años han sido una hermosa excepción, le dio capítulos muy interesantes a la historia de nuestras vidas como Tribu y siento que estoy siendo testigo de los últimos días de mi Noggyto.... Sé que cuando él se vaya a descansar al cielo de los perrunos ya no veré esas caritas sonrientes y sin dientes que me pedían a gritos... "Mami di que si, di que si, di que siiiiii".... =(

domingo, 13 de marzo de 2016

OLVIDOS OLVIDADIZOS...


Dicen que la memoria es muy frágil, sin embargo hay ocasiones en que nuestra fiel y controvertida memoria se pone "power" haciendo méritos para lucirse y entonces tenemos lo que se dice una "memoria de elefante". Hace unos días me tocó pasar un momento muy desagradable cuando me disponía a entrar a la ducha en el gimnasio, lo cual me hizo pensar en las miles de oportunidades en las que nos ha tocado "olvidarnos" de las cosas más insospechadas, y no me refiero precisamente a hechos históricos, recibos por pagar o fechas especiales en el calendario, sino a cosas físicas o materiales que son tan vitales y evidentes y que nosotros mismos no podemos entender cómo fue que las pudimos olvidar. 


En una oportunidad, cuando terminamos de hacer las compras para la semana dejamos para el final el pasar por la lavandería, en el auto estaba mi hijo mayor que en ese entonces tenía 4 años, como todo niño pequeño quiso seguir a su padre e insistió en acompañarlo, así que yo me que quedé en el auto esperando y cuidando las compras, cuando de pronto regresó mi esposo, colocó los ternos en la maletera, subió al auto, encendió motores y arrancó a toda velocidad...y un grito mío desesperado le dijo: "¿y mi hijo?"...a lo que el respondió "chumaaa", frenó tan bruscamente que casi nos paramos de cabeza con todo y auto, bajó corriendo a buscar a mi hijo en la lavandería y yo corría tras él...pero para ahorcarlo!!! por olvidar a nuestro bebé!!...gracias a Dios mi hijo estaba bien.

Cuando era pequeña y mi papi nos llevaba al colegio, recuerdo haber visto a una de mis hermanas vestida con el uniforme del colegio, las medias puestas y sus pantuflas de peluche!! =D hasta ahora recuerdo su cara de pánico cuando llegamos a la puerta del colegio y se dio cuenta de que olvidó ponerse los zapatos... felizmente que siempre llegábamos super temprano al cole así que nos dio tiempo de regresar a casa para que mi hermana se ponga los zapatos de colegio. Y hablando de colegio, quien alguna vez no dejó olvidada en casa aquella tarea que nos tomó tanto tiempo, trabajo y desvelo para hacerla y terminarla, se siente un frío paralizante acompañado de angustia que invade el cuerpo y sientes que el mundo se te acaba. Pero si de olvidos se trata cuántas veces no ha ocurrido que al ir al banco para pagar algún recibo, luego de hacer una cola kilométrica y esperar su turno al llegar a la ventanilla se dan con la sorpresa de haber olvidado en casa ya sea el recibo o el dinero para pagar?. Cuántas veces hemos visto casos en que han dejado olvidado fuertes cantidades de dinero o la tarjeta de crédito en el cajero automático. Y que decir de los casos en que dejan olvidadas las llaves dentro del auto, a un amigo le pasó y el auto estaba con el motor encendido. No podemos dejar de mencionar los olvidos dentro de un bus o taxi, maletines, compras, medicamentos, documentos y hasta celulares!


Hace unos días como les comentaba, estaba por entrar a la ducha en el gimnasio cuando en el perchero al costado de la puerta estaba colgada flameando como bandera de embajada o ministerio público una bombacha gigantezca, el momento era desagradable pero luego fue disipada por las risas de las chicas que se preguntaban quien sería la dueña de tremendo paracaídas mata pasión color rosado, la chica de limpieza la echó al tacho de basura donde van a parar todas las prendas íntimas que dejan olvidadas. Siendo el gimnasio un lugar tan concurrido por hombres y mujeres es inevitable encontrarse con pintorescos casos de olvidos. En una oportunidad cuando entré a un cubículo donde están los inodoros encontré un par de botas de cuero paraditas al costado del tanque de agua, otro día encontré un teléfono celular sobre la tapa del tanque de agua, relojes o bijouteri sobre la mesada de los lavamanos, ropa deportiva y artículos de baño en las duchas, portafolios con documentos hasta de un ministerio, casacas, maletines, mochilas, zapatos y zapatillas. 

Y es que a nuestra traviesa memoria le gusta jugar con nosotros, precisamente la semana pasada cuando salía de la ducha en el gym y abrí mi maletín me di con la sorpresa de que olvidé llevar bombacha para cambio, hubo un silencio y luego solté una gran carcajada pues tenía que terminar de vestirme para regresar a casa, así que con mucha frescura y al mismo estilo de Sharon Stone en la película "Bajos Instintos", me puse el vestido, terminé de alistarme, salí del baño de damas, cruce por la sala de máquinas que a esa hora siempre está repleta de fortachones haciendo pesas, bajé las escaleras y caminé rápidamente hasta la casa, felizmente era de noche y tarde así que nadie se daría cuenta de mi osadía nudista nocturna!!...ja, ja, ja... Pero al mejor cazador se le escapa la paloma y a pesar de ser muy cuidadosa el otro día llegué a mi laburo y al sacar mi estuche de anteojos ¡oh sorpresa! estaba vacío, los había olvidado en casa, y cuando quise llamar a mi hijo para pedirle que me los traiga a la oficina pues la sorpresa fue mayor pues había olvidado también mi teléfono celular!!!... y es que así pasa cuando sucede... y por lo general a mi siempre me sucede!!! =D

sábado, 30 de enero de 2016

A UN AÑO DEL ROBO DEL SIGLO


Cada día al despertar lo primero que suelo hacer es dar gracias a Dios por la bendición de un nuevo día con vida y salud. Cada día es una lucha constante contra el mal tiempo, alguna preocupación, el malhumor de las personas o un episodio triste que nos toca vivir, la mayoría de veces sin siquiera propiciarlo. Cada día recargo energías llenándome de muchísima ilusión por ver mis sueños cumplidos, me alimento de optimismo y deseos de hacer las cosas cada día mejor, disfruto y me enorgullezco de ver a mis hijos dando pasos de gigante en sus metas y proyectos. Cada día desarmo mi closet buscando qué ponerme pues en eso las mujeres somos especialistas!... y con coraje corajudo, luego de terminar de alistarme, salgo tal cual rayo veloz camino hacia mi laburo como todos los días pidiéndole a Dios que me permita regresar con bien a casa... sin imaginar las sorpesas que el bendito señor destino nos puede preparar...

Era un viernes 30 de enero, un día como hoy del rico verano, aquella mañana me levanté tarde y no me dio tiempo para preparar algo de refrigerio, así que luego del desayuno de rigor salí rumbo a mi laburo con los ánimos a full pues tocaba cierre de mes. Como todos los días mi mañana transcurrió con normalidad y llegó el esperado refrigerio de medio día, los compañeros de laburo salían en búsqueda de un rico almuerzo, pero yo aproveché de un aventón en el auto para ir a Saga pues era último día para pagar una cuota de consumo. El tiempo me pareció perfecto pues realicé el pago en un click clack! y ya de regreso subí a una combi que me dejaría muy cerca a mi laburo. Siendo hora de almuerzo y pasando tan cerca de casa por un momento pensé en hacer una parada y poder prepararme algo ligero para comer, pero luego dudé con respecto al tiempo disponible y me pasé de largo hacia mi laburo, después de todo por allí también encontraría donde poder refrigerar algo. Durante la tarde todo iba muy bien, estaba muy contenta pues mi cierre de mes tuvo los resultados que esperaba y solo pensaba en que llegue la hora de salida y tal cual Pedro Picapiedra salir volando de la cantera gritando Yabadabadu!! para disfrutar de un rico fin de semana.... 

De camino a casa no paraba de contemplar la belleza del sunset, atravesaba un momento muy triste y delicado en mi vida, y recuerdo que trataba de volar hacia la playa para poder ver el sunset hasta el final, pero siendo viernes, fin de mes y en plena hora punta eso sería imposible, ni en mi escóbula turbopoder podría llegar. Cuando llegue a casa puse la llave cerca a la puerta y ésta se abrió solita, me pareció raro que alguien deje la puerta mal cerrada, terminé de abrirla y vi algo tirado en el piso, era el tambor y caja completa de la chapa eléctrica, aún no entendía lo que pasaba. Avancé hacia la puerta de casa y ví que la cortina sobresalía en el borde, como cuando dejamos la puerta atracada con la cortina para que no se cierre del todo, pero jamás imaginé lo que realmente estaba pasando. Empuje la puerta y ví algo que nunca antes imaginé ver, el interior de la casa parecía haber sido atacada por una bomba!  Recuerdo que al no ver el televisor grande en la sala me sentí muy confundida, pero al ver ropa tirada por el piso, las puertas de los dormitorios reventadas y el marco de la puerta de casa estaba roto y parte de la puerta apoyada sobre un mueble, sentí como agujitas por todo el cuerpo y me quedé paralizada sin poder moverme. Por cosas del destino justo venía conversando por teléfono con mi mejor amigo, quien en cierto modo también entró a casa conmigo pues yo le comentaba lo extraño que iba ocurriendo, cuando le dije "pucha nos robaron la casa", él me dijo "sal inmediatamente de la casa, pueden seguir allí".... y así lo hice, salí disparada hacia la calle.

En media pista, sola, aturdida, confundida, asustada y desorientada mi mejor amigo me guapeó y dijo que apenas colgara llame a mi tribu y a la policía. Colgué y mi mente se puso en blanco, mis manos temblaban tanto que no podía ni abrir el directorio para llamar a mi esposo, quien para variar, no contestaba el teléfono! Traté de llamar a Serenazgo, cuyo número sabía de memoria pero en ese momento tenía una ensalada de números en la cabeza, no había nadie a mi alrededor y no se me ocurrió acudir al vecino en busca de ayuda. Justo entró un mensaje de whatsaap de un grupo de amigas y les pedí el número de Serenazgo avisándoles que nos habían vaciado la casa. Después de varios intentos mi esposo contestó y con mucha serenidad recibió la noticia, bien dicen que los hombres son más fríos, porque lo que es yo, estaba al borde del desmayo! =( Al fin pude comunicarme con Serenazgo y a los 20 minutos llegaron a casa, ya algunos vecinos se percataron de lo sucedido y no faltaban los curiosos que por no perder la primicia se quedaban husmeando alrededor. Yo seguía hecha una gelatina viviente y mi cuerpo no paraba de temblar, se hizo de noche y aún seguía sola; policías y serenazgo iban y venían, hacían miles de preguntas una y otra vez, tuve que entrar varias veces con cada policía que llegaba y conforme avanzaban las horas yo me congelaba, la presión se me había ido al suelo y no tenía nadie que me apoye en ese momento, de todos los policías y serenos solo me quedé con un policía y un serenazgo hasta que alguien llegara para poder ir luego a la Comisaría a poner la denuncia y demás trámites. Como a las 2 horas y media llegó mi esposo y fue muy desagradable acudir a la comisaria por tan lamentable hecho. Aún faltaba el momento más difícil, mis hijos no sabían nada de lo sucedido y llegar a casa para encontrarse con tremenda sorpresa no iba a ser nada fácil.

Aquella noche tuvimos que dormir, o mejor dicho tratar de dormir, con la puerta de calle junta con una silla detrás, y con la puerta de casa cerrada por un mueble. Una camioneta de serenazgo con un policía se quedó durante la noche en la puerta de casa pues por la hora era imposible hacer que alguien la repare o cambie. Todo estaba tirado por todos lados, no solo se llevaron artefactos, ropa, zapatos y cosas de valor, sino que en su búsqueda destrozaron hasta los cuadros, según la policía porque piensan que las personas guardan dinero detrás de cuadros o muebles o que se yo... cuando en realidad con los tiempos tan difíciles que se viven no hay ni tiempo ni dinero para guardar!!

Después nos enteramos de que el robo pudo haberse concretado cerca del medio día, ya que una vecina de regreso de hacer compras encontró a nuestra mascota parado en la calle ladrando hacia la puerta, a ella le pareció extraño ya que al ser un perro viejo no suele estar solo en la calle, tocó el timbre varias veces pero al no responder nadie siguió su camino. Coincidentemente otra vecina dijo que al sentir que nuestro engreído ladraba incansablemente se asomó a la ventana y vio que alguien abrió la puerta y lo dejó entrar, es decir los ladrones estaban aún en el interior de la casa. Al enterarme de eso no hice otra cosa que pensar en qué hubiera pasado si al medio día en que yo dudé en ir a casa para prepararme algo ligero de comer, hubiera llegado justo a la hora en que los amigos de lo ajeno estaban de shopping en mi chozita...que miedo!

Ha pasado un año de esa terrible experiencia y aún siento algo difícil de explicar cada vez que regreso a casa. Definitivamente es imposible recuperar las cosas que nos arrebataron, aún no entiendo el por qué destruir lo que no se llegaron a llevar, pero solo le pido a Dios que nos proteja siempre de todo mal, lo material es solo material, algo que cuesta trabajo y aunque tome su tiempo en algún momento se podrá recuperar... A un año del robo del siglo solo puedo agregar... Dios líbranos de todo mal, Amén!

viernes, 16 de octubre de 2015

UN COMERCIAL.... Y REGRESO!!!!


Pensé tener el tiempo suficiente para editar una crónica muy pintoresca de los preparativos para cumplir uno de mis tantos sueños...

Tan solo quiero compartir la aventura y travesura mas increible de mi vida... ¿tiempo?... tiempo es lo que me falta!!!, así que no me queda más que decirles.... "un comercial...y regresoooooo" =D

sábado, 11 de octubre de 2014

SONRIE!!!.... POR EL SIMPLE HECHO DE SER FELIZ


Sonríe!!!... una palabra de tan solo 5 letras y con el poder más grande sobre la Tierra, es la palabra mágica que tengo como antídoto o chaleco blindado ante cualquier eventualidad o circunstancia que pueda tratar de entristecer mi día a día. 

Desde que tengo uso de razón siempre tuve la suerte de ver "caritas felices" o "smile" a mi alrededor. Cuando era muy pequeña y no faltaban los episodios de algún resfrío, dolor de oído o fiebre por alguna eruptiva, propios de la edad, mi mamuska se las ingeniaba para captar mi atención en algo que fuera totalmente diferente a los típicos dibujos animados, comics, juguetes, muñecas, rompecabezas, cuentos o dulces con los que me engreía para mitigar mi malestar. Al ser madre de sus 7 enanitos, mi mamuska siempre tenía una provisión escondida de juguetes, cuentos, golosinas, accesorios, ropa, de lo que sea!!!... siempre tenía el detalle perfecto para cambiar nuestra tristeza por alegría, nuestro dolor por felicidad, una lágrima por una sonrisa, era tan reconfortante que nos aliviaba al instante.

Recuerdo aquella vez de mi niñez en que me encontraba enferma en cama y con fiebre, una infección a las amígdalas me hizo trapo y era inevitable que me acompañara un dolor de oído. Cuando uno es niño no controla aún su sentir o malestar, recuerdo que tan solo lloraba y no encontraba consuelo ni con mis muñecas favoritas o con el juego de té nuevo que mi mamuska me compró como una sorpresa para contentarme. Puso en el tocadisco el LP de uno de mis cuentos favoritos de Walt Disney mientras veía las imágenes en el libro, pero nada hacía efecto. Me alcanzó sus tantos cofres y carteras en donde siempre guardaba curiosidad y media de lo más variada y que era un deleite rebuscar, pero tampoco me aliviaba. Seguía en llanto cuando mi mamuska cogió un plumón de color, sujetó una de mis manos y sentí que algo escribía en las yemas de mis dedos, aún pequeños; lo mismo hizo en las yemas de sus dedos, de pronto cubrió la parte superior de mis dedos con parte de un pañuelo y "Ohh maravilla"!!!!... mis dedos y los suyos tenían dibujados una "carita feliz"... :)  Cada yema de mis dedos y de los de mi mamuska tenía dibujada una expresión diferente, los dedos en movimiento llamaron mi atención y con la creatividad e ingenio que la caracteriza improvisó un cuento de lo más hermoso que al recordarlo no puedo evitar emocionarme, el amor de mi madre es tan grande e infinito que no tiene escala ni medida, con la magia de aquel amor logró superar cualquier medicamento, desde aquel día no sólo dibujó una sonrisa en las yemas de mi dedos sino también lo tatuó por siempre en mi memoria y el corazón.

Tan solo "dos puntitos como ojos y una linea curva como sonrisa", la magia de una "carita feliz" hecha por las manos y el amor de mi mamuska me pudo cambiar la vida para siempre. Es por eso que desde pequeña jamás me han gustado las discusiones o pleitos, cuando escucho discutir a alguien quisiera ir con mis plumones de colores y dibujar miles de caritas felices en las yemas de sus dedos, es por eso que quisiera que cada persona dibujara todos los días caritas felices en las yemas de sus dedos cada vez que sientan miedo, tristeza o dolor, es por eso que cada día cuando me despierto sonrío y le doy gracias a Dios por regalarme la dicha de un día más con vida y salud, por regalarme a mi mamuska más hermosa del mundo y por regalarme a mi querida Tribu. 

Pero cierto día, ahora ya convertida en esposa y madre, recibí la sorpresa más grande e inimaginable, un regalo que si bien no está dibujado en las yemas de mis dedos, está dibujado en un lugar muy especial de mi corazón. Mi esposo me regaló un video con muchas caritas felices, no sé cómo hizo para conseguir las imágenes tan precisas para identificar nuestros estados de ánimo y algunas vivencias, inclusive hay una carita feliz con anteojos!!! :D "Let's touch the sky" o "Toquemos el cielo" es el tema musical del video que escogió mi Gordito para editarlo, cuando me lo regaló y lo veía por primera vez me emocioné y me hizo retroceder en el tiempo y me sentí niña otra vez, la sorpresa fue su dedicatoria al final: "Amo tu sonrisa", un detalle tan especial que me hizo sentir como una "carita feliz" de carne y hueso... y es que para mi no hay día en que no sonría, por más triste que alguna situación adversa me pueda poner, no hay sonrisa que no pueda disipar preocupaciones y aliviar tensiones, no hay sonrisa que no transmita paz, esperanza y optimismo, no hay sonrisa que no robe los más bellos y profundos sentimientos, no hay sonrisa que no abra puertas y corazones.... Gracias mi amor por mi video y gracias a todos ustedes por dedicarme unos minutos para robarles siempre una sonrisa!!!.... "SONRIE!!!... QUE LA VIDA ES BELLA Y TU ERES PARTE DE ELLA" (Vicky Mayo).....  :D

sábado, 4 de octubre de 2014

TE DIGO GRACIAS.... MUCHAS GRACIAS MAMA!!!

Dedicado a mis dos hermosos hijos Diego y Sebastián...
...y a mi preciosa mamuska Marina


Hoy no es el Día de la Madre, tampoco mi cumpleaños, ni el Día de la Mujer y mucho menos el Día de las Brujas... pero hoy quiero celebrar la inmensa alegría, dicha y bendición de ser "MAMÁ"!!!. El día de ayer una amiga compartió conmigo un video que para muchos puede ser bonito, divertido y creativo, pero para mi fue inmensamente especial. Es increíble como un video que dura 1 minuto 32 segundos pueda reunir tantos recuerdos y sentimientos que me provocaron aquel "nudito en la garganta" y siendo yo una mujer tan sensible y sentimental, no pude evitar que escapara una lágrima de emoción.

El contenido del video es la realidad que pasa toda mamuska desde aquel momento en que nuestro doctor nos confirma que estamos embarazadas, una mezcla de sentimientos entre alegría y temor de enfrentarnos a la inmensa responsabilidad que Dios pone en nuestras manos al formar desde nuestro vientre a nuestros hijos. No hay que olvidar mencionar a los papuskos, pues gracias a ellos es que podemos completar la dicha de la maternidad, es una dicha compartida, es la realización de la pareja en el matrimonio y hoy en día es cada vez más compartida la diversidad de tareas que conlleva la crianza y el cuidado de los hijos por ambos: mamuska y papusko. 

El tiempo pasa demasiado rápido y los hijos crecen y evolucionan a velocidad ilimitada, ya no son los chiquitines que andaban correteando y jugueteando por la casa pidiendo algún antojito rico de comer o algo que necesiten, ahora cursan sus estudios universitarios, tienen obligaciones, responsabilidades, enamoradas y actividades tan diversas que muy pocas veces coincidimos todos en la mesa. Precisamente hoy es un sábado diferente en que me he quedado sola en casa desde muy temprano y aproveché de "incursionar" en las habitaciones de mis hijos para ordenarlos y hacer la limpieza, ya que desde adolescentes cada uno asumió la tarea de mantener sus habitaciones ordenadas... a su estilo!!! =D como parte de sus responsabilidades en casa. Luego de terminar de ordenar las habitaciones de mis hijos me senté sobre la cama mirando una fotografía, volví a sentir aquel "nudito en la garganta" y me dije: "diantres!!!... en qué momento crecieron tanto".

  
Tengo la suerte, la dicha y la bendición de tener los hijos más increíbles del mundo, son jóvenes muy inteligentes, siempre luchadores e incansables por realizar sus sueños y metas, persistentes y decididos cuando asumen algún reto, ocurrentes y divertidos en su día a día, hábiles y creativos en todas sus acciones, siempre con un detalle que los caracteriza a su paso... "una gran sonrisa a flor de labios", aquella hermosa sonrisa que ilumina sus caritas y que son el combustible que hace funcionar mi corazón y me alimenta el alma cada día. Cada uno con su propia identidad, carácter y personalidad. Cada uno brillante en cada cosa que hacen, destacando a su propio estilo, disfrutando los logros, aprendiendo de los errores, superando obstáculos. Mis dos hermosos hijos que a pesar de su juventud nunca dejan de darme lecciones de vida...


Cómplices de tantas travesuras, mis mejores amigos, mis confidentes, cuántas aventuras juntos, desde pequeños siempre acompañándolos en las buenas y en las malas. Por mis hijos aprendí a ser de bruja de verdad, ya que no faltó algún domingo por la noche en que recién me dijeran que necesitaban algo para llevar al colegio el lunes en la mañana, y que con la típica "magia de brujita maternal", previa llamada de emergencia a la familia o amigos o saliendo a comprar a las 11 de la noche, hacía aparecer lo necesario para que vayan tranquilos al colegio. 

Creo que no existe una receta, fórmula o secreto para llegar a ser una buena mamuska, ya que como todo ser humano no son ajenas a tener defectos y creo que yo no estoy exonerada a tener miles!!!... pero crecí rodeada de mucho amor, cuidados, aventuras, travesuras y alegrías, y eso mismo trato de brindarles cada día a mis hijos, no se necesita de grandes sumas de dinero, de lujos, de cosas materiales, cuando una es mamuska hacemos magia para multiplicar las cosas, nos volvemos ingenieras y arquitectas creando y construyendo lo mejor para ellos, reciclamos, inventamos, convertimos los momentos tristes y duros en los más alegres y disipados. Gracias Dios por haberme regalado la bendición de mis dos hermosos hijos, gracias a mi esposo Miguel porque juntos logramos nuestro sueño más grande de convertirnos en padres de dos maravillosos hijos, gracias a mi mamuskita bella Marina que con su amor y cuidados me hizo como soy, y gracias a mis guapísimos hijos Diego y Sebastián, ustedes son mi motor y la razón de mi vida, los amo con toda mi alma y ser vuestra madre... es un honor!!!... Dios me los cuide, proteja y bendiga a cada instante... =D

Gracias a Fredd Lammie por crear tan linda canción y ser parte de mi inspiración de hoy.. :)